La ilusión del tiempo

Estándar
El placer y la actividad hacen que el tiempo parezca breve (W. Shakespeare)
El futuro nos tortura y el pasado nos encadena. He aquí por qué se nos escapa el presente (G. Flaubert)
Los que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo (J. Santayana)


Hace poquito ha sido mi cumple. Siempre me hace muy feliz poder celebrarlo reuniendo a personas a las que quiero y que me hacen sentir bien. Además intento celebrarlo cada año sin excepción, me encantan las fiestas de cumpleaños, y más si la prota soy yo! Pero es curioso que no todo el mundo opina igual: “Es que no me gusta cumplir años, porque me doy cuenta que me hago mayor…” dice la mayoría, que intenta pasar de puntillas por ese día.

Desde luego el tiempo es una ilusión que puede tener muchos prismas. Para empezar el post quería elegir una única frase representativa, pero me ha resultado imposible. Las tres me parecen interesantes para ilustrar la naturaleza del tiempo, desde el punto de vista humano:

  • El tiempo es terriblemente subjetivo, las horas pasan despacio o deprisa, a capricho de quien sabe qué, normalmente una actividad agradable lo acorta.
  • El tiempo está muy ligado a procesos psicológicos básicos como la memoria (para situarnos en el pasado) y la imaginación (para transportarnos al futuro)
  • De alguna manera, si no somos conscientes de los patrones conductuales que hemos seguido en el pasado, muy probablemente volvamos a repetirlos en el futuro, cometiendo los mismos errores o muy similares.

… pero… en todas estas explicaciones, ¿dónde queda el ahora? Hace poco cayó en mis manos “El poder del ahora” (de E. Tolle), y empecé a leerlo… he de reconocer que de una manera muy esceptica, al principio… pero el Sr Tolle acabó convenciendome de su teoría, y mucho! (¡gracias Virginia!) Aunque no lo parezca, soy una persona muy mental: me encanta analizar las situaciones, las reacciones de la gente, el por qué actuamos según de qué manera, cómo influyen según qué factores en según que conductas… Vamos, que tengo unas largas e interminables charlas conmigo misma estupendas. Pero de la misma manera que me gusta observar e intentar entender mi entorno, hago lo propio conmigo misma, estando siempre danzando entre las cosas que he hecho y cómo influyen en las que haré… Entonces aparece el Sr Tolle y explica en su libro que identificarse uno mismo con su mente no sería lo más sano (ni emocional ni psicológicamente hablando, factores que suelen afectar al plano físico también; y ya no hablemos del plano espiritual…). ¿Y ahora qué? ¿Yo no soy mi mente? Y entonces ¿quién soy yo? O mejor ¿qué soy yo? Vamos, que me trastocó todos mis esquemas…

En este punto yo ya estaba enfadada con el Sr Tolle, porque me acababa de plantear un problema existencial de la manera más sencilla, así que no me quedaba otra que seguir leyéndolo para intentar encontrar una respuesta satisfactoria. Y eso hice. En el libro “El poder del ahora” se plantea (según lo entendí yo…) que la mente forma parte de nosotros, pero no somos nosotros, es “únicamente” una importante herramienta en nuestro día a día, pero no debemos darle más importancia de la que tiene. Y sobre todo, no debemos identificarnos con ella: “Tú no eres tu mente ni tus pensamientos”… Uff… difícil premisa para mí. Entonces siguen sus explicaciones al respecto.

Nosotros mismos nos generamos trampas (autotrampas, para ser más exactos) para vivir constantemente anclados en el pasado y preocupados por el futuro, cuando la felicidad se encuentra en tomar conciencia del aquí y del ahora. Para lograrlo es necesario que dejemos de parlotear con nuestros pensamientos (siempre según las explicaciones de Tolle y según mi interpretación de sus palabras) y tomar distancia, es decir, convertirnos en observador de los pensamientos de nuestra mente, no en parte activa. El objetivo es llegar a un estado de conciencia plena, a estar completamente presentes en el aquí y el ahora, estado que suele buscar la práctica de la meditación, para los que estéis familiarizados con estos términos. Pero en el día a día, eso de tomar distancia, de estar aquí ahora… me parecieron conceptos tan teóricos… ¿no os pasa?

Pero de pronto, ¡eureka! Empecé a entender, porque había tenido experiencias similares pero en contextos diferentes a la meditación: practicando rugby, en cada uno de los 80 minutos que había jugado en cada partido, 80 minutos seguidos sin pensar en otra cosa que en lo que está sucediendo en ese mismo instante, teniendo presencia y conciencia plena de lo que estaba sucediendo en cada momento de juego. Y también entendí porqué había dedicado tantos años de mi vida a ese deporte, y aún hoy en día me cuesta desengancharme… Porque me permitía entrar en un estado de presencia, disfrutar del aquí y del ahora, aunque fueran unos minutos a la semana. (Qué paradoja, ese deporte de brutos me lleva a mi más elevado estado espiritual…)

Por supuesto mediante la meditación se llega a este estado, es uno de los principales objetivos de esta práctica, pero como veis creo que no es necesario que seamos todos personas super espirituales: cada uno debe encontrar su propio camino para llegar a ese estado de conciencia, su propia manera, sus propias respuestas. Lo ideal sería ser capaz de transformar ese estado que sucede de manera puntual, a un estado de conciencia habitual… elevar nuestra conciencia lo llaman los entendidos. ¿Lo intentamos? Yo ya llevo un tiempecillo en ello.

Como conclusión, diría que es posible liberarnos del sufrimiento, de la ansiedad y de la neurosis que nos genera la ajetreada vida diaria. Para hacerlo sólo tenemos que llegar a entender (y aprehender) que la causa de nuestros problemas no són los demás, sino nosotros mismos, nuestra propia mente, aparentemente incapaz de concentrasrse en el ahora por estar siempre pensando en el pasado y preocupandose por el futuro. Al final, como siempre, sólo nosotros poseemos las respuestas que necesitamos.

Para los que os hayáis quedado con las ganas de seguir investigando sobre el tema, aquí os dejo “El poder del ahora”, y extraer nuevas -y propias- conclusiones al respecto. Feliz día y hasta el próximo post! Que espero que no tarde tanto como este último… :P

Algunos están dispuestos a cualquier cosa, menos a vivir aquí y ahora. (J. Lennon)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s