Archivo de la categoría: relaciones

Hoy me apetece hablar de la adicción al drama

Estándar

Adicción enfermedad física y psicoemocional, según la Organización Mundial de la Salud. En el sentido tradicional es una dependencia hacia una sustancia, actividad o relación (codependencia). Está representada por los deseos que consumen los pensamientos y comportamientos (síndrome de abstinencia) del adicto, y éstos actúan en aquellas actividades diseñadas para conseguir la sensación o efecto deseado y/o para comprometerse en la actividad deseada (comportamientos adictivos). A diferencia de los simples hábitos o influencias consumistas, las adicciones son “dependencias” que traen consigo graves consecuencias en la vida real que deterioran, afectan negativamente, y destruyen relaciones, salud (física y mental), además de la capacidad de funcionar de manera efectiva. En la actualidad se acepta como adicción, cualquier actividad que el individuo no sea capaz de controlar, que lo lleve a conductas compulsivas y perjudique su calidad de vida.

Es curioso comprobar cómo algunas de nuestras relaciones son felices y armoniosas, y en cambio lo conflictivas y tensas que son otras. Es interesante observar cómo algunas personas suelen conseguir relaciones cálidas y afectuosas, mientras  que otras sólo puenen mantener relaciones distantes  y superficiales. Por qué será, que hay gente a nuestro alrededor que  saca lo mejor de nosotros mismos, y otras consiguen lo contrario… Para conseguir relaciones “fáciles” y cercanas, que nos aporten sentimientos positivos, sacando lo mejor de nosotros mismos y ayudando a los demás que hagan lo mismo, es necesario desintoxicarnos de una tremenda adicción, la adicción al drama.

Lee el resto de esta entrada

Hay que tener saneadas las cuentas bancarias… emocionales

Estándar

Qué importantes son los ejemplos para entender. Y cuanto más sencillos, mejor. S.Covey, en su libro Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva utiliza una metáfora para referirse a nuestro saldo de “caricias emocionales”.

Sin duda, el constante intercambio de “caricias emocionales” es una necesidad vital de las personas. Es interesante que en las relaciones próximas haya ingresos constantes de afecto, de reconocimiento y de confianza. Si en estas interacciones frecuentes no se producen reintegros automáticos o ingresos periódicos, los depósitos iniciales (por extensos que sean), acaban por evaporarse, y las relaciones se van deteriorando.

Lee el resto de esta entrada